Errores que he cometido como freelance

Errores que he cometido como freelance

He sido autónomo en dos épocas de mi vida, he cometido muchos errores y seguramente vuelva a cometerlos en más de una ocasión por lo que me gustaría hacer una lista y andar con pies de plomo para no repetirlos de nuevo.

Pedir poco dinero por miedo a perder un trabajo

Al final intercambiamos tiempo por dinero, el tiempo es limitado para todo el mundo 24 horas al día, si el dinero que pides no compensa todo el tiempo y esfuerzo que dedicamos en hacer un trabajo, para empezar no merece la pena ni aceptar ese trabajo.

Al precio que hayas estimado según tu precio hora, suma un 30% más, te sorprenderás de cobrar más de lo que esperabas.

Pedir poco dinero por hacer algo que crees que es fácil

Recuerda que el cliente paga por los problemas que sabes solucionar, el cliente tiene que valorar tu conocimiento no solo el tiempo que tardas en hacerlo, si conoce a otra persona que lo haga igual por menos dinero pues que no te haga perder el tiempo.

No tener en cuenta tus gastos a la hora de fijar el precio hora

Tienes obligaciones que no puedes rechazar, como por ejemplo pagar la cuota de autónomo, el IVA cada trimestre, servicios de Internet, formación, un gestor si lo tienes, etc. si tus gastos superan tus ingresos o ganas lo justo para sobrevivir entonces es mejor que busques un trabajo como asalariado.

Ser demasiado optimista con las fechas de entrega

Es mejor decir que vas  a tardar más tiempo del que crees que vas a tardar que decir el tiempo justo en el que crees que vas a terminar, ya que seguramente luego van a surgir dudas o te vas a encontrar con imprevistos que no dependen de ti que te harán retrasar tu trabajo, además que quedarás mejor si entregas el trabajo antes de tiempo.

Al tiempo que tengas previsto añade por ejemplo un 30% más de tiempo.

Empezar a trabajar sin tener todo claro

Antes de empezar a trabajar, intenta resolver todas tus dudas y si te has estancado en algo, a veces es mejor hablarlo por teléfono que por email, no hay nada más frustrante tanto para el cliente como para el trabajador entregar un trabajo que luego no está acorde al 100% con lo que pedía el cliente.

Dar a entender al cliente que estás disponible las 24 horas del día

Si respondes los correos o atiendes las llamadas a cualquier hora y día de la semana estarás acostumbrando al cliente a una dinámica tóxica en la que das a entender que te puede interrumpir en cualquier momento, que estarás disponible las 24 horas para el cliente.

No acordar todas las cosas por escrito

Con el tiempo se nos olvidan las cosas, imagina que has hablado con un cliente por teléfono y luego te pide cosas más cosas de las que realmente habéis acordado y el cliente te lo reprocha, si lo tienes todo por escrito no habrá ninguna duda de lo que si entra y lo que no.

Hacer más cosas de las estipuladas en el presupuesto

Puede que hacer una cosa sea fácil para ti y puede que el cliente aprecie mejor tu trabajo, pero no te va a pagar más del precio que hayas indicado en el presupuesto, si el cliente ha aceptado x trabajo por x dinero y te pide más cosas, tienes que hacerle saber que tienes que hacer un presupuesto aparte.

No pararle los pies al cliente

El cliente tiene un problema y quiere resolverlo, no sabe las limitaciones que conlleva, ni siquiera si es posible hacerlo, parte de tu trabajo es saber hasta donde tú puedes llegar y lo que puedes hacer.

También se puede dar el caso que a medida que estás avanzando en un proyecto el cliente quiera hacer añadir más cosas que no entraban en el presupuesto, en ese caso es mejor pararle los pies al cliente para que sepa valorar mejor tu tiempo y tu trabajo.

No separar los gatos de autónomo de tu cuenta bancaria principal

Tienes que pensar que cuando cobras una factura recibes también el impuesto del IVA, importe que debes guardar para luego pagar a hacienda al final de cada trimestre, es un dinero que no te pertenece, si lo mezclas con tus finanzas entrarás en el engaño de que tienes más dinero del que realmente tienes.

No saber decir que NO

¿Alguna vez te has encontrado hasta arriba de trabajo pero aún y así has aceptado un trabajo más por miedo a perder un cliente? Todos tenemos un límite de paciencia y tiempo, es mejor saber decir que NO en muchos cosos para ofrecer un trabajo de mayor calidad y evitar disgustos por el camino.

Quejarse constantemente de lo injusto que es la cuota de autónomo

Quejarte no te llevará a ningún lugar, la única forma de facturar de forma legal en España es siendo autónomo, son las reglas del juego y si quieres entrar tienes que aceptarlas.

No pedirle el testimonio a un cliente al terminar un trabajo

Tener testimonios en tu web o portafolio te ayudarán a conseguir más credibilidad a la hora de conseguir más trabajos, además es algo que si el cliente está contento lo hará encantado.

Errores que he cometido como freelance
5 (100%) 2 votos s

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.